logologologo
logo ··· logo
Mayo 19, 2021, 06:30:28 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
 
   Inicio   normas Buscar Calendario Expo Castilla Usuarios Ingresar Registrarse Chat Privado  
Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: "Una planicie castellana de cereal, en la que lo más singular es el viento".  (Leído 1672 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
serrano
- Moderador -
Comunero de honor
******

Aplausos: +35/-15
Desconectado Desconectado

Mensajes: 601


Ver Perfil
« : Agosto 01, 2011, 22:09:23 »


El joven arquitecto madrileño Miguel Ángel Díaz Camacho entiende que Griñón es Castilla (ya somos dos...).

Artículo de EL PAÍS del 1 de Agosto 2011.

REPORTAJE: SI LOS EDIFICIOS HABLASEN...
Mi casa, mi 'container'
Un prototipo de vivienda prefabricada y ecológica se levanta en Griñón
PATRICIA GOSÁLVEZ - Madrid - 01/08/2011

"Me pidieron que hiciese dos casitas bioclimáticas, pero hice otra cosa". El arquitecto duda de las palabras. "No sé si llamarlo arquitectura; tampoco me gusta 'sostenible". Miguel Ángel Díaz Camacho prefiere tirar de metáfora: "Es como si te piden una perla, y decides hacer la ostra". Para ello contaba con una parcela de 1.000 metros a las afueras de Griñón. Un rectángulo plano y urbanizable, que, como tantos otros, era un descampado varado en la crisis. "Un terreno es una construcción cultural", dice Díaz Camacho. Un pedazo de un pueblo agrícola que en la última década ha duplicado sus habitantes (unos 10.000) gracias a un modelo conocido: chalés adosados -jardín y piscina- dependientes del consumo de agua y el coche.

"Por otro lado, un terreno es una cartografía energética: hidrografía, viento, soleamiento, geotermia, humedad relativa... todo se mapea", explica el arquitecto mostrando planos con la incidencia del sol y los vientos. La parcela forma parte de la Sagra madrileña, una comarca paisajística que pasa de fronteras políticas. "Una planicie castellana de cereal, en la que lo más singular es el viento". Por eso siempre hubo molinos, y por ello las casitas TWINS -que consumen 10 veces menos que los chalés convencionales- tienen aerogeneradores.

Quitando de aquí y poniendo allá, "como hacen los holandeses con los polders", Díaz Camacho moldea el terreno para aprovechar mejor el viento y el sol. En su parcela no hay vallas "que cortan el preciado terreno como si fuese cocaína": "Todo lo que ves es tuyo, aunque solo lo sea una parte, como el ascensor de una comunidad". Fabricada la ostra, "dentro se podría colocar una casa victoriana y ya funcionaría mejor", dice Díaz Camacho. No es el caso. Sus casas son "burbujas" que comparten las instalaciones comunes ocultas en las dunas del paisaje (caldera de biomasa, redes de aire y agua, depuradora). "Además cambian las reglas del juego inmobiliario". Son un kit: un container con 200 componentes. Para cada uno existe un contrato con el fabricante que se compromete a recomprarlos o al menos reutilizarlos cuando ya no se necesiten. "Así, el usuario no está casado con el objeto; te puedes aburrir de tu casa, como del iPhone3, pero te responsabilizas de lo que pasa después con ella". El ciclo se cierra con los muebles (rodantes y plegables) que se encargarán a un ebanista de Griñón.

Falta inventar un modelo de gestión. "¿Comprará el usuario el container y alquilará el suelo? ¿O al revés? De momento solo está claro que quien se mude ha de ser un usuario activo", dice Díaz Camacho. Alguien que cierre y abra ventanas a las horas adecuadas y se mueva por sus 150 metros dependiendo de la época del año. "No es ninguna novedad", dice el arquitecto, "es lo que hacían nuestras abuelas en sus casas de pueblo de Castilla".

En línea
pepinero
Líder de la mesnada
******

Aplausos: +10/-16
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2384



Ver Perfil
« Respuesta #1 : Agosto 02, 2011, 00:56:29 »


para la gente de fuera de la megapolis madrileña y que están dentro de la provincia de Madrid no es raro ver como usan adjetivos denominando a cosas propias como "castellanas"... el problema está en la urbe que es dnd justamente vive la gran mayoría de la población...
En línea

Dream Castilla
-Mesta-
Comunero de honor
*

Aplausos: +111/-41
Desconectado Desconectado

Mensajes: 945



Ver Perfil
« Respuesta #2 : Agosto 02, 2011, 01:33:04 »


para la gente de fuera de la megapolis madrileña y que están dentro de la provincia de Madrid no es raro ver como usan adjetivos denominando a cosas propias como "castellanas"... el problema está en la urbe que es dnd justamente vive la gran mayoría de la población...


Totalmente cierto, sobre todo en el norte de la comunidad, en la sierra norte los guiños a Castilla están por todas partes, incluso gran parte de su población más mayor se reconoce abiertamente castellana. Aparte de por sus tradiciones culturales típicamente castellanas no es difícil encontrar en cualquier pueblecito de la sierra un asador "castellano" ó una tahona de "pan castellano" y un sin fin de cosas que, de no ser por los cartelones publicitarios de la omnipresente CAM, no nos harían diferenciar mucho si estamos en la provincia de Madrid o de Segovia.

No es por tanto extraño encontrar fuera de la mega capital referenciasa la castellanidad de nuestra provincia. Incluso algunos equipos de fútbol hacen referencia a su castellanidad, os dejo aquí un enlace a la web de la RSD Alcalá, dónde en su apartado de historia hace referencia en dos ocasiones a que es un club castellano:

http://www.rsdalcala.com/historia/

Para los que no queraís leerlo todo os pego aquí los párrafos en cuestión:


"La Real Sociedad Deportiva Alcalá fue el primer club Castellano que organizara un Trofeo de verano, el cuál se denominó "Trofeo CERVANTES", donado por José Calleja a iniciativa del Sr. Naya. En el primer año, el organizador tuvo la gran suerte de adjudicárselo enfrentándose en la final a un potente conjunto del Deportivo de la Coruña. El resultado con que el Trofeo CERVANTES entraba el la historia fue de 1 a 0, con el gol marcado por Ramoní."

"Junto al Real Madrid, Atlético de Madrid y Rayo Vallecano, nuestra sociedad es de las más antiguas de Castilla. El actual Estadio Municipal, donde juega nuestro primer equipo de fútbol es de los mejores de la Comunidad, posee terreno de hierba y su aforo aproximado es de 8.000 espectadores, todos ellos sentados. El terreno era propiedad de la R.S.D.Alcalá, la cuál se lo cedió al Excelentísimo Ayuntamiento, dotándole éste de instalaciones y alumbrado para la celebración de partidos nocturnos. "


En línea

..."Si sientes que el miedo se pega a tu piel, por ser COMUNERO y justicia querer, si te rindes hermano, por ti nunca pensarás"
serrano
- Moderador -
Comunero de honor
******

Aplausos: +35/-15
Desconectado Desconectado

Mensajes: 601


Ver Perfil
« Respuesta #3 : Agosto 03, 2011, 22:11:34 »


Ray Lóriga, joven escritor y director de cine (dirigió Teresa de Jesús), también madrileño, se apunta al castellanismo como solución a los problemas de Madrid, en este artículo que publicó hace algunos años en EL PAÍS:

CASTELLANOS

Esto lo he oído en una terraza de la plaza Mayor. Lo malo de pasarse el día viendo las olimpiadas es que me doy cuenta de todas las cosas que no sé hacer. Tan sólo un día antes, viniendo del aeropuerto, un taxista me dijo: Las mujeres casadas no acaban de tener muy claro lo que pesan las maletas. En un bar de la calle Segovia, el camarero le sirvió una cerveza a un tipo estirado que después de probarla le increpó diciendo: Ésta no es una Heineken, que yo conozco mi cerveza. El camarero, sin inmutarse, le sirvió otra y después se bebió de un trago la cerveza despreciada. No se preocupe, le contestó al cliente, que yo me bebo mis errores. Por alguna razón en Madrid nunca se dice nada que no tenga al menos un regate. Hay una cierta sorna castellana que, a pesar del SMS y la prensa deportiva, aún no se ha perdido. Mi abuelo, que en paz descanse, lo decía todo con segundas. Era seguidor de Quevedo con la misma devoción con que otra gente es seguidora de Bob Dylan. Recuerdo larguísimos paseos por el Retiro hablando de Quevedo, saludando por su nombre a los guardeses que vestían como los últimos de Filipinas, pero en pana. Hace poco un buen amigo, muy culé pero muy amigo, me dijo que si los madrileños fuéramos un poco más castellanos y menos madrileños nos iría mejor.

 Puede que tenga razón. Lo cierto es que los madrileños en general le caemos mal a todo el mundo. Por no hablar de los madridistas. Si uno tiene la mala fortuna de ser varón, madridista, blanco y encima heterosexual, tiene que declararse culpable de todos los crímenes cometidos contra la humanidad. No hay más remedio. Lo peor de todo es que los madrileños, e incluso los madridistas, también nos caemos mal entre nosotros. Cuando vuelve uno a casa después de las vacaciones no se encuentra precisamente con el abrazo de sus paisanos. En esta ciudad se pelea por cada metro cuadrado, ya sea de vivienda o de aparcamiento. Aquí no hay causa común, ni sardana que nos arrime, aquí todo se baila al ritmo de sálvese quien pueda. Y así nos va. Ni nos queremos ni nos quieren. Puede que aún estemos a tiempo de empezar a mirar a España de reojo, incluso con desprecio, y volvernos a cambio más castellanos. Tengo otro amigo que ha desarrollado todo un plan Ibarretxe que corta el mundo alrededor de su manzana, de manera que más allá del bar de la esquina, la tierra se vuelve plana y no hay más que abismos y dragones. Si fuéramos muy castellanos y nada españoles haríamos más amigos y pasaríamos mejor el verano. Y es que en esta absurda ciudad sin mar ni ríos no nos queda más remedio que salir a mendigar un pedacito de costa cada vez que se disparan esos termómetros fantasma que el Ayuntamiento, sólo Dios sabe por qué, nos robó de la noche a la mañana.

 Si fuéramos más castellanos, podríamos estar sanamente orgullosos de algunas de nuestras cosas, de esa mala leche castellana, de ese humor tan oscuro, de algunas copas de Europa, del niño Torres, del revuelto Julio Camba de Casa Ciriaco y hasta del barrio de Chueca.

 Ahora que lo provinciano es ser español y lo moderno es ser muy de tu pueblo, no estaría de más recordar que este Madrid insoportable no es sino un pueblo muy grande clavado en el centro de un páramo muy viejo. A la sombra de nuestros pocos árboles se pasan muy bien los días, y al rencor que se acumula en nuestras playas siempre podremos levantarle los diques de la historia. Aquí en Madrid se luchó hasta el último aliento contra ese monstruo que después convirtió el palco del Santiago Bernabéu en el salón de su casa. No hablo de Aznar, pobrecito, que al fin y al cabo entró y salió con los votos en la mano, sino del otro. Aquí mismo, en este suelo, se pintó la raya del no pasarán, y, joder que si pasaron, pero eso no es culpa nuestra.

 Algún día, yo ya no lo veré, España dejará por fin de dolernos tanto y Madrid no será más que un lugar en el que pasar, de cuando en cuando, los inviernos.

En línea
ORETANO
-Mesta-
Líder de la mesnada
*

Aplausos: +35/-25
Desconectado Desconectado

Mensajes: 4316



Ver Perfil
« Respuesta #4 : Agosto 03, 2011, 23:06:13 »


Hace años se puso ese artículo, además que escribe bastante decéntemente. Siempre me ha caído bien icon_biggrin
En línea

De vez en cuando es bueno recordar la clase de persona que se quiso ser.

Arthur Miller
Torremangana II
Líder de la mesnada
******

Aplausos: +75/-314
Desconectado Desconectado

Mensajes: 5707


Nationale Hispanicus Castellanicus


Ver Perfil
« Respuesta #5 : Agosto 06, 2011, 15:16:42 »


Que se reconozca castellano no implica ser castellanista, es como Gallardón.
En línea

En el fondo del catalanismo, de lo que en mi País Vasco se llama bizcaitarrismo, y del regionalismo gallego, no hay sino anti-castellanismo, una profunda aversión al espíritu castellano y a sus manifestaciones (Unamuno)
Hablad de castellanos y portugueses, porque españoles somos todos (Luís Camões)
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF 1.1.12 | SMF © 2006-2009, Simple Machines LLC
SMFAds for Free Forums
XHTML 1.0 válido! CSS válido!