logologologo
logo ··· logo
Octubre 27, 2021, 09:30:46 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
 
   Inicio   normas Buscar Calendario Expo Castilla Usuarios Ingresar Registrarse Chat Privado  
Páginas: [1]   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: El tocino y la velocidad: crónica de una manifestación  (Leído 508 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
Midir
Visitante
« : Abril 24, 2006, 00:24:33 »


Ayer, 22 de abril de 2006, estuve en Sol. Ayer había programada una manifestación por la III Republica (los que frecuentáis la Ciudad Universitaria si leéis los panfletos que nos en la boca del metro lo sabríais), que acababa en Sol. Yo estaba allí; quería ver la “fauna” (sin animo de ofender) que va a estas manifestaciones. Los organizadores se nombraban en el panfleto del metro, para los ni leísteis ni lo conocéis os lo digo: PCPE (Partido Comunista de los Pueblos de España), Izquierda Castellana, Agrupaciones comunistas de todos los rincones de España, Corriente Roja (una escisión de PCE), Alianza de intelectuales antiimperialistas, Coordinadora estatal de solidaridad con Cuba, y todo grupo que se apellide comunista que se os ocurra… en resumen una nutrida variedad ideológica, ante todo pluralidad (…).
Las cosas no empezaban mal. Empezaban a verse banderas tricolor. A mi, ya sabéis (el que no lo sepa que pregunte porque) esa bandera no me representa porque es un error histórico. Pero, bueno, es algo lógico en un acto republicano.
Luego empezó a entrar más gente a la plaza, y ¡pardiez! ¡otras banderas! ¡banderas comunistas, rojas y con la hoz y el martillo! ¡hasta una bandera con la cara del pobre Vladimir Illich Ulianov! Aunque la manifestación la organizaban colectivos comunistas, sigue sin venir a cuenta; la Republica es un simple sistema de organización estatal en el que no hay rey, no un sistema filo-socialista. En fin.
La puerta del Sol se empezaba a llenar de gente (no os engañéis, no es que hubiera mucha gente sino que la plaza esta empequeñecida por las obras) y de banderas (tampoco os engañéis, antes habían puesto un montón en las jardines de alrededor de la fuente, debíamos de tocar a 1,6 banderas por cabeza). Y de repende el esperpento nº 1: todo el mundo empieza a mirar una grúa inmensa, más alta que lo edificios de Sol, porque un “pirao”, más bien un gilipollas, ahora veréis porque, con una bandera tricolor estaba empezando a subir por la estructura. Aparte desde hace tiempo llevaba sonando música pero eso lo cuento más adelante, pues también tiene su tela la música. Todo el mundo mirando al descerebrado este. De vez en cuando paraba en su ascensión y agitaba la bandera desde, como poco 10 metros altura (y subiendo). “La España de charanga y pandereta” pensé. Y  el muy bobo seguía subiendo. Yo pensaba “se mata, se cae y se mata”, aparte de  “menudo gilipollas”. El tío seguía subiendo y agitándola de vez en cuando. En estas el acto desde la plataforma montada para la ocasión había empezado. Un tío empezó a cantar una canción que creo se congratulaba de que a Favila se lo comiera un oso, pero no me hagáis caso porque ni yo ni nadie, ni Dios le estaba escuchando, todos estábamos atentos el imbecil de la grúa. Seguía subiendo. Si vais a Sol fijaos en la grúa que hay entre las calles Alcalá y la Carrera de San Jerónimo y en su altura. ¡Flipa! El tío al final llega arriba y consigue enganchar su bandera republicana al gancho de la grúa. Después de una sonada (y patética) ovación, el tío empieza a bajar. Y ahí  fue cuando vi que se caía de verdad. Pero al final llego al suelo bien; yo creo que debió pasar la noche en la comisaría, si yo hubiese sido él lo habría tenido asumido antes de subir. Fin del esperpento nº 1.
Esperpento nº 2: la música. En un acto así, como podéis suponer, empezó a sonar el himno de Riego, el de la II Republica, que con todo mi respeto a quienes os guste, me suena a coña, lo siento. Además sonaban otras canciones que no conocía pero que debían de ser de la época de la II Republica. Pero de repente empieza a sonar ¡Els Segadors! Para los que no la conozcáis, el himno de Cataluña. Aquí fue cuando le dije a Raquel la frase que titula está crónica: “El tocino y la velocidad”. ¡Toma! ¿¡Qué pinta el himno de una región de España en un acto a favor de la Republica!? ¿Por qué no el “Asturias Patria querida” o el “Eusko Gudariak”? Yo alucinaba. A todo esto había visto una bandera que ponía “Agrupación republicana de Euskalherria”. Aquí cada uno iba a lo suyo. También sonaba el “¡Ay Carmela!” Eso, así vamos bien, sacando mierda del pasado, removiendo heridas del pasado, de la guerra civil nada más y nada menos.
Y llega la cúspide del acto: el manifiesto. Llevaba mucho tiempo sin oír tal sarta de tonterías seguidas, pues las había leído pero no oído; era lo mismo que ponía en el panfleto del metro (no tiene desperdicio). En algunas cosas pues sí, tenia razón desde mi punto de vista (laicidad, republica, monarquía obsoleta…) pero ¡es que hasta pedían la “autodeterminación de los pueblos! ¡El tocino y la velocidad! No daba crédito. Todo desde un punto de vista en el que todos cupiésemos claro, desde la visión comunista que todos compartimos… No pedían la República, sino la República Socialista. Además ¿qué hace está gente, con todos mis respetos, pidiendo la Republica Española, si ellos mismos está colaborando a la desaparición de España? ¿No odian ellos España? ¡Qué se vaya cada uno a su pueblo y pida la Republica Independiente de Villaconejos de Arriba!, que es lo que se tercia hoy en día entre la “tontiprogresia” actual, esa misma que tiene secuestrada la izquierda y que tanto daño le está haciendo. En fin. He vuelto un poco triste por esta tragicomedia tan patética.
Yo me quedo con una frase que he oído a unos por la calle que iban hablando entre ellos: -¡Esto es democracia, y te tu callas!- Yo añado: ¡viva la libertad!
Conclusiones: estos actos más que ayudar a la consecución de la III República (que yo sigo sin entender lo de III, yo sólo quiero un sistema Republicano para España) sino a lo contrario, perpetuando la relación República = Izquierda. Y así no se va avanzar nada, porque no toda la España republicana es de izquierdas. Es como lo de España = Derecha, pues tampoco todos los que nos sentimos con orgullo españoles somos de derechas. Así tampoco vamos a avanzar nada, y la repulsa de cada uno al término asignado al otro no va a disminuir. Pero la culpa de esto la tienen tanto unos como otros; unos por secuestra el termino y otros por aceptar este secuestro, tanto de unos como de otros. Es muy triste. Igual de repulsiva es una Republica Comunista que una Republica Fascista; ambas son dos extremos y sobre todo excluyen a todos lo que no son afines a la ideología de turno. No vayáis a estas manifestaciones de forma seria, os lo recomiendo, a no ser que seáis unos firmes comunistas leninistas, entonces estaréis en vuestra salsa, o queráis vivir en vuestras carnes la indignación y desánimo que he sufrido.
Pero como que la mayoría no somos así, pero sí somos republicanos, habrá que buscar otra alternativa más constructiva, donde quepamos todos los republicanos y todos los españoles (no, no son dos términos opuestos), de derechas o de izquierdas. Todos debemos colaborar a esto, y una forma es no apoyar estos movimientos excluyentes.
Esta es mi modesta crónica de esta manifestación y mi modesta opinión sobre ella.

Para terminar, ¿alguien me puede explicar la relación entre el tocino y la velocidad?
En línea
Páginas: [1]   Ir Arriba
  Imprimir  
 
Ir a:  

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF 1.1.12 | SMF © 2006-2009, Simple Machines LLC
SMFAds for Free Forums
XHTML 1.0 válido! CSS válido!